Con 1980 metros de recorrido y 200 metros de desnivel, la tirolina de Fuentespalda, inagurada en el verano de 2019, puede presumir de ser la más larga de Europa. Además es la única tirolina del mundo con estas dimensiones donde también pueden tirarse las personas con discapacidad.

Tirarse por ella a una velocidad que dependiendo del peso puede incluso superar los 130 kilómetros por hora cuesta 25 euros, aunque si se realizan reservas de grupos de diez el precio baja a los 20 euros.